La obesidad - Cirugia Bariatrica | ByPass Gastrico - Obesidad Tenerife
16201
page,page-id-16201,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿POR QUÉ OPERARSE?

UNA CUESTIÓN DE SALUD

La obesidad es una enfermedad crónica que conlleva una acumulación de exceso de grasa suficiente como para dañar la salud. Se considera que una persona es obesa si su índice de masa corporal (IMC) es de 30 o superior.

El tratamiento de la obesidad no es un simple asunto de autocontrol. Es un trastorno complejo que afecta a la regulación del apetito y al metabolismo de la energía.

La obesidad está relacionada con un aumento del riesgo de morir, un 30% mayor que el de una persona con peso normal (el riesgo es máximo entre los 35 y 59 años).

La obesidad supone una disminución de la expectativa de vida de unos 3 años por cada 5 puntos de índice de Masa Corporal (IMC).

La obesidad aumenta en un 40% la probabilidad de muerte por infarto por cada 5 puntos de IMC (Body –mass index and cause-specific mortality in 900000 adults: collaborative analyses of 57 prospective studies. Lancet 2009).

La obesidad aumenta el riesgo de padecer cáncer.

El 98% de los pacientes con Obesidad patológica va a fracasar en su intento de bajar peso con dieta y/o ejercicio.

¿POR QUÉ OPERARSE?

El tratamiento de la obesidad por vía quirúrgica es más eficaz que el tratamiento médico para perder peso y mantenerlo a largo plazo.

Los pacientes obesos que se operan reducen el riesgo de muerte y de eventos cardiovasculares (infartos, embolias) con respecto a los que no se operan (Effect of Bariatric Surgery on Mortality in Swedish Obese Subjects. New England journal of Medicine, 2007).

Los pacientes que se operan, resuelven o mejoran sus problemas metabólicos (diabetes, apnea del sueño, hipertensión, colesterol alto…) (Bariatric Surgery and Meta-analysis, JAMA 2004).

Una muerte prematura no es la única consecuencia potencial de la obesidad y la obesidad mórbida. Los efectos sociales, psicológicos y económicos son reales, y pueden ser especialmente devastadores. La obesidad se asocia a una reducción de la calidad de vida: las funciones físicas, emocionales y sociales están todas deterioradas. Las personas obesas se enfrentan con problemas a diario, desde encontrar ropa que les vaya bien hasta hallar formas cómodas de viajar y alojarse. Habitualmente, se las ve como menos cualificadas para los trabajos, con una peor ética laboral y con problemas emocionales e interpersonales. La cirugía de la obesidad mejora significativamente la calidad de vida de los pacientes que se operan (Quality of Life after bariatric surgery, Obesity Surgery, 2015).

Le contamos las principales operaciones para el tratamiento de la obesidad patológica:

ByPass Gastrico

Se considera el “gold standard” en cirugía de la obesidad, con la que deben comparase todas las demás. El Bypass Gastrico ha pasado la prueba del tiempo, siendo el procedimiento más realizado en aquellos países con mayor experiencia en cirugía bariátrica, como Estados Unidos y Brasil. Durante los últimos años se han mejorado muchos detalles técnicos siendo una técnica segura, efectiva y con muy pocos efectos secundarios a largo plazo.

 

Consiste en dividir el estómago para reducirlo a un volumen de 15 a 30 ml (inferior al tamaño de un yogur). Además, una parte del intestino se conecta a este pequeño compartimento. El ByPass Gastrico combina tres efectos:

  1. Restrictivo: se come menos y con muy poca comida se tiene una gran saciedad.
  2. Malabsortivo: se absorbe menos calorías de las que se ingieren.
  3. Metabólico: se consigue una respuesta hormonal que disminuye el apetito y mejora el metabolismo de la glucosa.
Ventajas del ByPass Gastrico:

Mantiene el peso perdido a largo plazo

Buena para los golosos , picadores y superobesos.

Es más difícil de sabotear que los procedimientos puramente restrictivos.

Bajo índice de reoperaciones por fallo a largo plazo.

Pérdidas de sobrepeso del 65-75% a los 5 años y que ayudan a más del 75% de los pacientes.

Aceptable calidad de vida, al poder ingerir más tipo de alimentos.

Pocos efectos secundarios y relacionados con anemia (Fe y Vit B12)

 

Inconvenientes del ByPass Gastrico:

Mayor dificultad técnica en su realización que la gastroplastia tubular, por lo que tiene una curva de aprendizaje larga y sólo es realizada por cirujanos con mucha experiencia.

Gastrectomía Tubular

Consiste en extirpar una parte del estómago, reduciendo su volumen. Aunque parece tener también un efecto hormonal, es una operación básicamente restrictiva, con la que se consigue perder peso debido a la saciedad precoz que se produce con una ingesta menor de alimentos. Es eficaz en el tratamiento de la obesidad mórbida los primeros años de la intervención, aunque se desconocen sus resultados a largo plazo.

 

Indicaciones en enfermos seleccionados (jóvenes de IMC < 40 kg/m2, no golosos ni picadores) puede ser utilizada como técnica en un solo tiempo con buenos resultados.

Podría ser la técnica de elección en :

Super-obesos IMC > 60 Kg/m2 de muy alto riesgo quirúrgico para realizar una técnica compleja.

Pacientes multioperados o con enfermedad intestinal.

Ventajas:

Operación restrictiva con material propio del paciente.

Menos tiempo operatorio que el bypass.

Fácil recuperación.

Pocos efectos secundarios y relacionados con anemia (Fe y Vit B12).

Se hace por laparoscopia.

Es mejor alternativa que el balón gástrico y las bandas.

Si no es suficiente su pérdida de peso, se puede añadir otro procedimiento en un segundo tiempo, también por laparoscopia.

 

Inconvenientes:

Tiene una tasa de complicaciones (fuga, sangrado, estenosis…) similares a otras técnicas mixtas.

Como otros procedimientos restrictivos, es más fácil de sabotear por cierto tipo de pacientes (picadores, golosos, pacientes mayores…).

No se conoce sus resultados ponderales a los 10 años.

Si quiere ampliar información, no dude en consultarnos